Notas de prensa

Mario Barcenilla: «La construcción vuelve a contratar, el problema es que no hay gente formada»

14
Mar 2020

Las contratistas se encomiendan de nuevo al tirón de la obra pública en un año electoral, aunque admiten su preocupación por el coronavirus

 

Los constructores suelen confiar en los años electorales, pero este 2020 no va a ser un año «normal», admiten los empresarios de A Coruña. Ayer, en el Hotel Attica 21, el presidente de una de las compañías líder en Galicia en contratación de obra pública, Arias Infraestructuras, fue el invitado del desayuno informativo Coffeemprende organizado por Ferreira Dapía Tech Consultant & Events. Un encuentro que sirvió para abordar la encrucijada que afronta su sector. «Nuestro objetivo este 2020 es que mantengamos las cifras del 2019. Si todo va bien, porque es cierto que el coronavirus es imprevisible», admite Mario Barcenilla, el presidente desde el verano del 2018 del grupo fundado en A Coruña en 1955.
Fuentes de la patronal reconocen que están expectantes con lo que pueda deparar este 2020. «Los niveles de inversión precrisis no se van a recuperar nunca, el año pasado las corporaciones locales invirtieron mucho dinero, este año esperamos que se mantenga el nivel», apunta Barcenilla.
Esperamos un repunte de las licitaciones de la Administración central
Sin salir de casa
Esta cifra, para Arias, es la de «instalarnos en una facturación de entre los 25 y los 30 millones de euros», detalla. Después de un 2018 malo en su compañía -la coruñesa fue adquirida por dos exdirectivos de la madrileña Isolux, el propio Barcenilla y Antonio Aranzadi- y de un 2019 «con poca inversión del Estado», prevén «algún repunte de la Administración central desde los Ministerios de Transportes y del de Transición Ecológica». Para remontar, la constructora gallega, especializada en obra civil, va a tratar de no repetir errores pasados, como los proyectos internacionales en países latinoamericanos como Bolivia, que condujeron a la venta de la empresa.
«Esa línea de negocio la hemos abandonado. La actividad internacional exige una infraestructura que no tenemos. Nuestra ventaja competitiva está aquí. Creemos en la cadena completa. Tenemos una cantera propia en Arteixo y arrendamos otra en Vila de Cruces. Al menos a medio plazo, cualquiera aventura más allá de Pedrafita significaría ampliar costes de estructura», dice. Para ellos la inversión pública supone dos tercios de sus ingresos.
DiversificarHan aprendido a diversificar. Las promotoras se han pasado a la rehabilitación y las constructoras de obra civil aceptan contratos de servicios, como conservación de carreteras o prestaciones urbanas. «Somos adjudicatarios de un consorcio en el servicio de contenedores de la ciudad», aclaró el presidente de Arias.
La contratista, responsable en la ciudad de la cubierta de Riazor o de la tercera ronda, es la que ejecuta también desde febrero los trabajos de demolición del viaducto de la ronda de Nelle. «Está yendo a buen ritmo. El plazo es de un año pero esperamos terminar mucho antes, este verano», avanza. La refinería de Repsol, Finsa o Hijos de Rivera, para quienes están ampliando las instalaciones de A Grela, son otros de sus clientes. «Además de obra hidráulica o carreteras, tenemos un nicho de mercado con la obra industrial», destaca. «Para nosotros, esto ya supone el 30 % de nuestra cartera de negocio», continúa.
La anhelada apertura de la ciudad al mar es otra de las «oportunidades» para su gremio, «y pare que A Coruña cambie su fisionomía», justifica el constructor.
«Hemos formulado una propuesta de formación dual a la Xunta»
«En la construcción se vuelve a contratar, el problema es que no hay gente formada. No es nada fácil encontrar ferrallistas, maquinistas o encofradores, los puestos más especializados», remarca Mario Barcenilla, el presidente de Arias Infraestructuras, con sede social en A Coruña y que emplea en Galicia a cerca de 140 personas. En la misma comunidad que exportó miles de albañiles a países europeos como Suiza, esta mano de obra escasea. La reconversión a la que obligó la crisis del ladrillo y el cambio generacional, con las jubilaciones, justifican el agujero. También, la propia dureza de estos puestos.
Propuesta formativa
«Hemos formulado una propuesta a la Consellería de Educación y a la de Industria para diseñar cursos de formación profesional dual para la construcción que estaríamos dispuestos a cofinanciar», adelanta el constructor. En febrero, el paro en la construcción bajó de los 1.968 desempleados del mismo mes en el 2019 a los 1.875 actuales en el municipio de A Coruña.

Enlace a noticia: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/coruna/2020/03/13/constructoras-encomiendan-nuevo-tiron-obra-publica/0003_202003H13C1998.htm

Compartir
Volver al listado
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.