Notas de prensa

Expansión: “Arias Infraestructuras vuelve a sus raíces para recuperar” Rentabilidad

22
May 2019

La histórica constructora, liderada por dos curtidos profesionales del sector, recupera la actividad de conservación de obras y diversifica a servicios urbanos para tener ingresos recurrentes.

La nueva Arias Infraestructuras no hará obras, salvo excepciones, más allá del Padornelo. Mario Barcenilla Moreno, su presidente, y Antonio José Aranzadi del Cerro, su vicepresidente, tienen nuevos planes para la histórica constructora gallega que adquirieron hace un año. Bregados en el sector de la construcción durante más de dos décadas, concentrarán los recursos de la constructora en la comunidad gallega para hacer nueva obra civil, levantar edificaciones singulares e industriales; ocuparse de la gestión del agua; fabricar aglomerado y, también, para recuperar una actividad originaria de Arias –como la conservación y mantenimiento de obras– y abordar nuevos negocios, como los servicios urbanos. Con esas dos premisas, el foco puesto en Galicia y la diversificación, los dueños y directivos de Arias Infraestructuras confían en que estabilice su cifra de negocios en el entorno de los 30 millones de euros y que el 20% de los ingresos procedan del mantenimiento y conservación de obras, tanto públicas como privadas, en el año 2021. Los ingresos recurrentes de la prestación de servicios urbanos aportarán otro millón de euros en tres años. Para entonces, las grandes infraestructuras habrán perdido peso relativo en su cartera porque las Administraciones están finalizado las obras de mayor volumen. Barcenilla y Aranzadi ambicionan que la constructora recupere su liderazgo en Galicia, tanto en licitaciones de la Administración autonómica (el año pasado fue la quinta) como de la Administración Central. Su plan de negocio prevé que sus ventas netas en tres años alcancen los 34 millones de euros, cuando su resultado bruto de explotación (ebitda) se sitúe en los 2,6 millones y el margen ebitda se eleve al 7,8%, casi un punto básico más que en 2018.

La constructora ya logró cerrar el año pasado por encima de las previsiones (ver cuadro). Descontando los efectos de la obra en Bolivia, su cifra de negocios creció un 40% sobre 2017 y su resultado de explotación superaría los 3 millones al eliminar las pérdidas imputadas de aquel país. Paralelamente, mediante una reducción de capital, una aportación posterior y una ampliación de los préstamos participativos –hasta 3,6 millones de euros–, restableció su equilibrio patrimonial, de forma que a cierre de ejercicio su patrimonio neto se situaba en 1,87 millones. El alto nivel de cartera previsto, junto a la renegociación de la deuda bancaria, consideran que revertirá el fondo de maniobra negativo por 6 millones en 2018. Su radio de acción centrado en Galicia responde “a la teoría del compás”, señala Mario Barcenilla, donde sus recursos materiales –ha renovado maquinaria con una inversión de un millón de euros– y humanos son más eficientes. “Nuestros 150 trabajadores están implicados y técnicamente muy bien valorados”, señala Antonio Aranzadi.

La marca ‘Arias’ en gestión de aguas y residuos

El Puerto Exterior de A Coruña o la reforma del estadio de Riazor llevan la marca Arias. Ahora la constructora, bajo la dirección de Mario Barcenilla y Antonio Aranzadi, quieren poner también la enseña en la gestión de aguas y de residuos. Hay contratos de gestión de residuos en grandes municipios gallegos en prórroga, como el de Vigo, Santiago o Pontevedra. Y en gestión de aguas, grandes proyectos, como el saneamiento de la ría pontevedresa, que, con las elecciones autonómicas dentro de un año, se podrían acelerar.

Compartir

Adjuntos

Volver al listado
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.